lunes, 16 de febrero de 2015

La ciencia que se esconde detrás de la escalada

Últimamente paso el poco tiempo libre que tengo escalando en rocódromos, y estando colgada a más de 10m de altura se me ocurrió esta entrada para el blog: la ciencia que se esconde detrás de la escalada

Empezaré explicando brevemente en qué consiste la escalada. La escalada es una práctica deportiva que consiste en subir o recorrer paredes de roca u otros relieves naturales caracterizados por su verticalidad. Aunque existe una modalidad llamada "solo integral", donde los escaladores no van asegurados, por norma general se emplean medios de aseguramiento. Además de en la naturaleza, la escalada puede practicarse en rocódromos, donde encontramos vías que imitan las rocas y vías donde la destreza y la habilidad personal entran en juego.

Por todo ello detrás de la escalada se esconde mucha ciencia, como por ejemplo:




1. Fuerza y equilibrio

A las cualidades físicas que no son básicas se les llama también complementarias, coordinativas, motrices, destrezas etc. Están determinadas por el sistema nervioso y dependen de la edad, las condiciones genéticas, la estimulación... Existen muchas aunque hay algunas muy relevantes para la escalada: la agilidad (combinar velocidad, fuerza y equilibrio con gran coordinación optimiza movimientos y suple carencias de fuerza y técnica), el equilibrio, la coordinación (he leído en alguna ocasión que a partir de los 27-30 años esta comienza a disminuir por lo que no debemos dejar de trabajarla), la orientación tiempo-espacial y la percepción (para elaborar una respuesta correcta de movimiento y resolver pasos adecuadamente), entre otras.

Voy a detenerme en dos de ellas: fuerza y equilibrio. Últimamente escucho mucho estas palabras: "estira los brazos y te cansarás menos", "vigila tu centro de gravedad"... Y es que para escalar adecuadamente es muy importante tener en cuenta todo lo anterior. Si conseguimos una postura correcta, donde el centro de gravedad hace que el peso (una fuerza) se reparta sobre las piernas, los brazos no sufrirán tanta tensión (otra fuerza :D) y no soportarán todo el peso. Así conseguiremos escalar durante más tiempo y evitaremos esfuerzos innecesarios.


2. Ropa deportiva

Aunque para escalar no es obligatorio el uso de ropa deportiva especializada, existen materiales que hacen más fáciles los agarres y los ascensos. Por ejemplo, infinidad de ropa elástica que ayuda a que podamos realizar movimientos amplios e incluso retorcidos. Dicha ropa esta tejida con Lycra, poliamidas, neoprenos...

La Lycra, por ejemplo, es el nombre registrado del elastano o Spandex, Se conoce por ser un copolímero uretano-urea formado por un 95% por poliuretanos segmentados (Spandex) a base de éter polibutenico. La estructura química es la mostrada en la siguiente imagen.

Además, en el mundillo de la escalada podemos encontrarnos con los pies de gato o gatos. Este calzado es flexible, ligero y adherente (quizá esta sea la razón a la que debemos su nombre) ya que incorporan en la suela, bandas laterales y frontal, una goma que proporciona mayor adherencia y precisión.

Hay numerosos tipos de gomas: más rigidas, más adherentes... pero todas ellas se componen fundamentalmente de caucho. El caucho natural viene del látex y es, en su mayoría, isopreno polimerizado. Para mejorar y/o modificar sus propiedades, además de la vulcanización, podemos encontrarnos con caucho sintético. Dicho caucho puede ser sintetizado a partir de una gran variedad de monómeros (isopreno, isobutileno, etc). Según la proporción con la que se mezclen dichos monómeros para copolimerizarlos vamos a tener unas propiedades físicas, mecánicas, y químicas diferentes. Y es ahí donde radica la diferencia entre los tipos de suelas de los pies de gato que podemos encontrarnos.


3. Materiales escalada

Además de la ropa, podemos estudiar otros materiales usados en escalada como por ejemplo los mosquetones, las cuerdas, ....... Éstos han de ser ligeros pero a la vez seguros ya que de ellos depende que salgamos airosos en caso de tener un accidente.

Los mosquetones, por ejemplo, suelen ser de acero o aleaciones ligeras de aluminio, como la aleación de Al 7075 (Zn, Cu, Mg, Mn, Cr, Zr, Ti). Estos han de aguantar unas tensiones muy altas por lo que si practicáis o estás pensando practicar escalada, usad siempre mosquetones homologados y en buenas condiciones. Además de los mosquetones hay otros elementos metálicos de seguridad, como por ejemplo los Grigris, de la marca Petzl, (hay una infinidad de ejemplos); que en caso de caída del escalador esta herramienta acciona una leva que pinza la cuerda y frena la caída (gracias a la fuerza de rozamiento de la cuerda sobre el dispositivo frenamos las bajadas y evitamos caídas graves). El funcionamiento de este dispositivo es parecido al del cinturón de seguridad de los coches.

Más ejemplos son las presas de escalada usadas en los rocódromos. Éstas podemos hacerlas nosotros mismos con un molde, arena y resina de poliéster, por ejemplo. De nuevo tenemos un polímero orgánico muy resistente a la humedad y a las fuerzas mecánicas, ideal para este deporte.

Finalmente, a todos nos viene a la cabeza cuando pensamos en alguien escalando la imagen de unas manos blancas, cubiertas de magnesio que mejora el agarre de nuestras manos a las presas o a la roca ya que es capaz de secar el sudor. Realmente lo que se utiliza es Carbonato de Magnesio (MgCO3), que es higroscópico, por ello seca el sudor de las manos, Pero además de su uso como agente de secado,  se utiliza en extintores, cosméticos, dentríficos, como laxante, como aditivo alimenticio para retener el color de las comidas, antiácido, agente reforzante en gomas de neopreno etc. Como se puede ver, la ciencia que se esconde detrás de la escalada se puede encontrar en muchas otras áreas. sucesos, en muchos otros casos. Por lo que podríamos decir que la ciencia realmente no se esconde ;)






No hay comentarios:

Publicar un comentario